A few years ago I was invited to visit a trauma center where my assigned guide said to me that every patient with a fracture that reached his institution was treated surgically. He proudly added that the hospital had even closed the plaster room.

Suspecting that he might be exaggerating, I asked if all Colles fractures got the knife? He said “yes”, but almost apologetically added that “sometimes little old ladies had their Colles fractures treated with a splint”.

Still hoping to hear of a real exception, I mentioned the fractured clavicle. “Oh yes, we nail them all”. “Why”, I asked, “when you know that most of them do well if handled with a sling?”

He stared at me with disbelief and said, “Doctor Sarmiento, you don’t seem to understand. Things have changed; people no longer accept the lump that those fractures leave behind.”

Oh my God, I thought, where the Dickens have I been? Was I asleep while the fastest and most amazing Darwinian evolution of human behavior was taking place?

Not long afterwards, I found myself making a presentation to our 65 residents at the University of Southern California on the effects of the environment on fracture healing. Sitting in the back of the room was one of our smartest residents, very skillfully trying to hide the newspaper he was reading.

At the end of the session I approached him and remarked that I thought the reading of the newspaper while the professor was lecturing was not only disrespectful but also provided a bad example to other residents. More importantly, I said, I could not understand why he had chosen to close his ears to a lecture dealing with a subject of importance to his education.

Without the slightest hesitation he replied: “Doctor Sarmiento, frankly, I don’t care to know how fractures heal; I simply want to know how to fix them.”

For a few seconds I thought I was in front of a freak. Then I realized that he was the courageous spokesman for his generation.

He was the same resident we had recruited a few years earlier because when he applied for residency, his CV had shown a great deal of interest in basic research. He had been involved in such investigative endeavors since his high school days and through college and medical school.

However, by the middle of the fourth year of his residency he had not conducted any research. When I expressed my disappointment, he responded with similar candor, “Doctor Sarmiento, never, never again do I want to see the inside of a laboratory; I did all that research because some one told me that the best way to fool a residency program director and get a position was by showing research experience.”

You belong to the generation that seems to have accepted without any questions the gospel that says that any permanent angulation of any fracture, even if unrecognizable by the naked eye; any shortening of a limb, even if it does not produce a limp; any incongruity in the articular cartilage, regardless of its degree, are evils. Unacceptable evils. That these findings are not to be considered simple, inconsequential deviation from the normal, but complications. Complications that have to be corrected, otherwise, arthritis will soon develop, a limp will result and the deformity will become a source of litigation.

I don’t blame him or you for preferring surgery over non- surgical approaches to fracture care. Surgery is more fun; is more prestigious and pays better. A lot better!

This pattern of behavior is not limited to our specialty. It dominates the whole spectrum of medicine.

Recently I published in the Journal of Bone and Joint Surgery (Journal of Bone and Joint Surgery 2002 , Sarmiento 84 (7): 1254) a short article, which I titled “Are We Losing Objectivity?” In it I remarked that when I visited my mother on her 97th birthday, I was asked by a concerned relative to use my influence to convince my mother that she needed to walk more. Apparently she was walking little.

When I said to my dear elderly mother that she needed to walk more, she pithily replied, “What for?” I was left speechless. She was right, What for?

Such an experience prompted me to think more carefully about my behavior and that of others while dealing with medical conditions.

We brace paraplegics and deceive them by doing so, for we know that complete paraplegics cannot walk, no matter what type of braces you prescribe or for how long they try to use them.

I also made reference to an experience I had while serving as visiting professor at a major institution. A child, probably in her mid teen years, was presented for discussion. She had been wheel chair ridden most of her life, as a result of severe poliomyelitis early in life.

She really looked like a pretzel. The severe scoliosis and the dislocated hips made her a pathetic creature. She was frightened at the sight or the many doctors staring at her.

Several of the physicians in the audience recommended various types of surgery to correct the spinal curvature; others felt that her dislocated hips needed attention first.

When I was asked to comment I made it clear that I did not have the necessary expertise to intelligently comment on the case. Pressed to voice an opinion I said, ” Buy her a new wheel chair and a television set; give her love and affection and let nature take its course.”

In my editorial-like article, I mentioned the instance when a woman, 90 years of age, was brought into my office. The family wanted a second opinion, since she had been scheduled for surgery the following week. She was to have a bone grafting procedure.

She was barely able to get out of the chair even with assistance. Pain was not a problem. The problem for which she was to have surgery was the presence of a nonunion of the femur at the mid-level of the prosthesis. The prosthesis and a good column of cement bridged the gap.

In other words the nonunion was stable. The surgeon was going to subject this elderly woman to a major surgical procedure in order to treat a bony defect recognizable only on x-rays.

Why this attitude on the part of the surgeon? Was it lack of common sense or just greed? I suspect it was greed.

In the field of fracture care the lack of objectivity is evident every day.

For nearly half a century, we were told that the ideal method of treatment for fractures was rigid immobilization and interfragmentary compression. That such a method would create the best and most physiological osteogenic environment.

Where was the evidence to support that view? It never existed. From the very outset we knew that immobilization was unphysiological and that the callus that eventually heals the fracture is of an inferior quality. Nevertheless, such a philosophy dominated the entire orthopaedic world. An epidemic of plating ensued.

Now fifty years later we are told that rigid immobilization is not necessary, and that a little bit of motion is good for fracture healing. We have been saying that for over thirty years! Hippocrates said it twenty-five hundred years ago.

You and your generation have been led to believe that surgery is the best way to treat all fractures. You hear those spoken or unspoken words every day of your lives. And your mentors set the example.

Many residents in our country finish the residency years never having learned how to reduce a Colles fracture, manipulate a fractured forearm, a tibia or malleolar fracture. Let alone see the outcome of conservative treatments.

The many conferences you hear; the bio-skill courses to which you are invited, all expenses paid; the listening to lectures given by vendors, camouflaged as surgeons, sent you messages that make you salivate. These invitations and conferences have become are an integral part of your life.

Wake-up fellows; industry controls your and my continuing education to a degree you probably have not even bothered to consider. The practice of medicine is structured to a great extent in order to satisfy the marketing needs of industry!

Think about if for a minute after you leave this room and I assure you that you will agree with me.

Why is the Orthopaedic Trauma Association, after so many years of avoiding any mention of closed treatment of fractures, allotting time for discussion of the nonsurgical care of fractures?

I suspect it is because it has come to the realization that the pendulum has swung too far in one direction, and that a better balance in the education of the orthopaedist needs to be sought. That the exaggerated emphasis in surgical technology has resulted in a neglect of the basic foundations of our profession; that the end product we are delivering is not a physician/scientist but a technician. A cosmetic surgeon of the skeleton.

Soon you will be entering the real world of the practice of medicine. I am sure you have already heard of the terrible times your chosen profession is experiencing. I am sure they have told you that the problems of medicine get worse every day, that reimbursement is a disaster, and that the physician has lost control of his destiny. That lay people are telling us when we can admit a patient into the hospital, how long to keep him there, what implants we can and cannot use.

You hear older orthopaedists say that they would never recommend medicine as a career to their children. And the list goes on and on…

I must admit that many of the examples are true and disturbing. But those problems are not that serious. They will be resolved sooner or later. Society will take care of them and one day we will see a resolution.

The real problem facing medicine is the loss of professionalism: a problem, which only we can solve. A problem, which we will never resolve, as long as we consider financial gain the primary goal of our profession.

Medicine is a microcosm of society and its course is being dictated by a society that has adopted a behavior dominated by an obsession with material things. No longer is man judged by his character but by his possessions. “A man who knows the price of everything but the value of nothing”.

Medicine has chosen to accept a business code of ethics in preference to its traditional one. A code that was based on the premise that the physician, owner of expertise not shared by others, places the needs of those he serves before his own. That is becoming history!

Nothing exemplifies the change better than our tacit acceptance of the modern logo of medicine: two serpents wrapped around a shaft. The shaft with the two serpents, however, is, according to Greek Mythology, the symbol of Hermes, the God of commerce and thieves. The Caduceus of Aesculapius, the one representative of medicine has only one snake.

Augusto Sarmiento, M.D.


La roturas meniscales son una de las lesiones más frecuentes de la rodilla. Los deportistas, especialmente aquellos que practican deportes de contacto, tiene un riesgo mayor de sufrir una rotura de menisco.  Sin embargo, cualquier persona, a cualquier edad, puede tener una rotura meniscal.

Anatomía

La rodilla esta formada por tres huesos: fémur, tibia y rótula. Entre el fémur y la tibia, existen dos estructuras cartilaginosas que actúan como “amortiguadores”…los meniscos. Uno localizado en la parte interna de la rodilla y el otro en la externa. Ambos meniscos trabajan constantemente, absorbiendo impactos, que de otra manera se transmitirían directamente de un hueso a otro, ocasionando un desgaste precoz de la articulación. Los meniscos, por lo tanto, actúan protegiendo la articulación, siendo el menisco externo el más importante para prevenir la artrosis.

Imagen

 

Existen variados patrones de roturas meniscales, siendo las más frecuentes las roturas longitudinales, las radiales, pediculadas y en asa de cubo.

Imagen

 

La causa más frecuente de rotura de menisco ocurre al efectuar un giro rápido de la rodilla en posición de semiflexión, gesto deportivo típico en el fútbol, baloncesto, etc. Las personas mayores de 50 años con frecuencia presentan roturas de tipo degenerativo, ya que los meniscos, con la edad, se tornan más delgados y frágiles. Una torsión rápida de la rodilla al levantarse de una silla o de la cama puede causar una rotura en una persona mayor. 

Síntomas

El paciente puede sentir un chasquido en el momento de la rotura, y frecuentemente puede andar sobre su rodilla lesionada, sin mayores inconvenientes. El deportista muchas veces continúa el partido, sin notar dolor muy intenso. Al segundo o tercer día, la rodilla se inflama y puede ocurrir derrame articular. 

Los síntomas típicos de una rotura meniscal son los siguientes: 

* Derrame articular e inflamación de la rodilla

* Bloqueo articular

* Sensación de “inestabilidad” o falta de control de la rodilla

* Pérdida del rango de movilidad normal, comparado con la rodilla sana

 

Diagnóstico

El diagnóstico de estas lesiones se basa en una historia clínica y una exploración física meticulosas. Estudios complementarios como la RMN (Resonancia magnética nuclear) confirmarán la lesión. 

 

Tratamiento

El tratamiento más adecuado depende de la edad del paciente, su nivel de actividad deportiva previa, y el patrón de la rotura meniscal. 

Si la lesión es pequeña, y esta localizada en la periferia el menisco, que cuenta con un flujo sanguineo adecuado, el tratamiento conservador es el más recomendable. En caso de que el menisco cicatrice por sí mismo, los síntomas eventualmente desaparecerán y la rodilla volverá a la normalidad, haciendo innecesario algún gesto quirúrgico.

Los mismo sucede en la mayoría de las roturas de tipo degenerativo, en personas mayores, donde la rotura del menisco es sólo uno de los factores que ocasionan el dolor en una rodilla artrósica. 

 

En caso de que los síntomas persistan, probablemente haya que intervenir quirúrgicamente. En esos casos, la cirugía artroscópica, mínimamente invasiva, corregirá la mayoría de las lesiones de menisco. 

A través de dos o tres pequeñas incisiones, se introduce una cámara en la rodilla y se observa la lesión del menisco. 

Imagen

Imagen

Procedimientos:

Meniscectomía…en este caso, el tejido meniscal roto se recorta y se retira de la rodilla, dejándose el remanente meniscal remodelado.

 

Imagen

Imagen

 

Reparación (sutura del menisco)…algunas roturas meniscales pueden ser suturadas con éxito, pero en casos muy seleccionados. Una sutura meniscal tardará varias semanas en cicatrizar, por lo tanto el período para la recuperación y la rehabilitación es mucho más largo que tras una meniscectomía parcial simple. Además, algunas roturas pueden no cicatrizar, por lo que se necesitará reintervenir para corregir la rotura. 

ImagenImagen

 

La rehabilitación postquirúrgica

Tras la cirugía, generalmente se aplica un vendaje compresivo o una rodillera. En caso de haberse efectuado una reparación meniscal, se necesitarán muletas durante un mes aproximadamente para mantener la rodilla en descarga mientras el menisco cicatriza. 

Una pauta de rehabilitación de la rodila es necesaria en la mayoría de los casos, una vez obtenida la cicatrización inicial del menisco. 

En caso de meniscectomía simple, la curación y la rehabilitación por lo general duran 3-4 semanas. En caso de reparación meniscal, este tiempo es de unos 3 meses. 

 


El matrimonio es excelente para mantener la densidad mineral ósea de las personas, pero únicamente si en el momento de casarse son mayores de 25 años, sugiere una nueva investigación de la Universidad del Sur de California Los Angeles (UCLA).

En un estudio publicado en la revista Osteoporosis los investigadores encontraron pruebas de que los hombres que se casaron cuando eran menores de 25 años tenían la resistencia ósea menor que la de los hombres que se casaron por primera vez en una edad posterior.

Además, los investigadores han descubierto que aquellos hombres en matrimonios estables o en relaciones parecidas a un matrimonio que nunca antes se habían divorciado o se habían separado, tenían mayor densidad ósea que aquellos hombres cuyos matrimonios o relaciones previas se habían roto. Y aquellos en relaciones estables también tenían huesos más fuertes que los solteros.

Respecto a la salud ósea femenina, en el estudio se han hallado pruebas de que las mujeres con pareja estable  tenían valores de densitometría ósea mayor que aquellas solteras o divorciadas.

Es la primera vez que la situación  matrimonial y la calidad matrimonial han sido vinculadas a la salud ósea, ha dicho la principal autora del estudio, la Dra. Carolina Crandall, profesora de medicina en la división de medicina interna en la Escuela de Medicina en UCLA.

” Se conoce muy poco sobre la influencia de factores sociales  sobre la salud ósea, ” dijo Crandall. ” La salud de sistema esquelético no sólo depende de comportamientos como el mantenimiento de una dieta sana y el hecho de no fumar, sino también de otros aspectos sociales de la vida, como las relaciones matrimoniales y la calidad de éstas relaciones. ”

Los investigadores usaron datos de pacientes en los Estados Unidos (MIDUS) en el estudio, que incluyó a participantes entre los 25 y 75 años, en 1995-96. Los participantes de aquel estudio fueron entrevistados de nuevo en 2004-05 (MIDUS II). Para efectuar las mediciones, se utilizaron equipos de densitometría ósea estándar, y se tomaron los datos de la cadera y la columna lumbar.

image


image

Tras un reemplazo articular, siempre surgen dudas y temores respecto al tipo de actividad deportiva que puede efectuarse tras la cirugía. Por supuesto, el equipo médico tratante siempre tiene la ultima palabra en cada caso individual, pero algunos consejos pueden ser comunes a este tipo de procedimientos.

Los implantes usados en el reemplazo articular común de cadera o rodilla duran generalmente 10 a 15 años, aunque algunas prótesis más nuevas puedan durar hasta 20 años. 
Existen varios factores que el paciente puede controlar para aumentar longevidad de la prótesis y para evitar los problemas que requieren una revisión:

•Evite utilizar demasiado la prótesis. Las actividades de alto impacto, tales como correr o saltar, pueden acortar la vida útil del implante.
El caminar es el mejor ejercicio, aunque se pueden realizar actividades de bajo impacto de forma juiciosa; si desea por ejemplo jugar al tenis, es mejor jugar en dobles que en singles.
•Evite los deportes en los cuales la fase de salto y de aterrizaje daña o debilita la prótesis; en su lugar, escoja actividades sin impacto que generen fuerza muscular.
•Mantenga un peso corporal adecuado. El ser gordo, especialmente obeso, es un factor fundamental en la génesis de la artrosis que desgasta las articulaciones. La gente obesa es más probable que experimente el aflojamiento de un implante.
•Si usted desarrolla una infección bacteriana en otra parte de su cuerpo después del reemplazo articular, esté seguro de ver a su médico para los antibióticos apropiados.
•Haga una visita a su cirujano ortopédico regularmente después del reemplazo de la cadera o de la rodilla, incluso si la prótesis se siente bien. El médico puede hacer pruebas para detectar un aflojamiento precoz del implante o de otro problema de menor importancia antes de que cause una complicación importante, tal como una luxación.


Una vez que médico o traumatólogo deportivo del equipo les da el alta, la mayoría de los atletas están ansiosos de volver su práctica deportiva plena, y la competencia. La mayoría de los atletas se reincorporan sin mayores inconvenientes y vuelven a rendir al mismo nivel que antes de su lesión.
Uno de los objetivos de la medicina deportiva es intentar recuperar al atleta y lograr su reintegro a su practica deportiva tan pronto como sea posible. Pero regresando antes de tiempo, sin estar en plenas condiciones, el atleta aumenta el riesgo de volver a lesionarse;  y posiblemente en este caso, esta segunda lesión tardará más tiempo para lograr su recuperación funcional plena.
Un plan de recuperación debe considerar una serie de pasos lógicos desde el momento de la lesión hasta que un jugador puede regresar al campo. Durante las fases agudas de la lesión, debe aplicarse la fórmula del RICE (en inglés, Rest, Ice, Compression, Elevation, o sea, descanso, hielo, compresión y elevación), y el atleta debe limitar sus actividades.
En esta fase temprana, el tipo de lesión y la gravedad del daño determinará si el tratamiento debe ser quirúrgico, ortésico o con alguna inmovilización. Durante esta fase aguda, es muy importante mantener el acondicionamiento muscular global del atleta mientras cicatriza la lesión (por ejemplo, se pueden incluir ejercicios corriendo en agua o utilizando una bicicleta estacionaria en caso de un corredor de fondo lesionado).
La siguiente fase de la recuperación consiste en volver a ganar el movimiento completo y la fuerza de la extremidad lesionada. Para esta etapa, su médico o entrenador esbozará un régimen de ejercicios de rehabilitación personalizado. Una vez logrado el objetivo de recuperar la fuerza normal, entonces pueden comenzar los ejercicios funcionales.  Y después de esto, pueden empezar a entrenar a niveles más altos, siguiendo e imitando los patrones de movimiento específico del deporte del que se trate.
Otro tema importante a considerar es el aspecto mental de volver a jugar.
Aunque el deportista se encuentre apto físicamente, la preparación mental es fundamental. No estar mentalmente preparado puede resultar en:
1. Disminución de confianza, llevando a una disminución en el rendimiento.
2. Nuevas lesiones o accidentes
3. Estrés y la ansiedad debido a la falta de confianza
4. Temor a lesiones o miedo de volver a jugar.
Hay muchas maneras en la que los entrenadores pueden ayudar en la rehabilitación de un atleta, no sólo en el sentido físico, sino también en el plano mental o psicológico. Los entrenadores pueden convertirse en una parte fundamental de apoyo psicológico y social de un atleta, estimulándole a mantener su “cabeza en el juego”, aunque su cuerpo no lo esté aún. Los entrenadores pueden agregar ejercicios de entrenamiento psicológico en un programa de rehabilitación de varias maneras. He aquí unos ejemplos:
1. Incorporar imágenes, recuerdos acerca de la actividad deportiva.
2. Mejorar la competencias y habilidades específicas que requiere el deporte.
3. Incorporar metas que deben alcanzarse de forma progresiva.
Sólo cuando un atleta está practicando con intensidad, pero sin dificultad considerable, y la curación ha alcanzado un punto en el que la probabilidad de lesiones posteriores o daño es baja, está listo para volver a jugar.
Cada etapa de la recuperación requiere observación cercana y no debe acelerarse más de lo debido.
Con demasiada frecuencia los atletas creen que están listos cuando realmente sólo están recuperados al 70 a 75% de su capacidad física, y esto aumenta las probabilidades de volver a lesionarse.
Aunque que la meta del entrenador es siempre recuperar a su jugador lo antes posible, la salud y la seguridad del deportista deben colocarse por encima de todas las demás consideraciones.

Bibliografía:

American Academy of Orthopaedic Surgeons, “Return to Play,” August 2007. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00365

Association for Applied Sport Psychology, Weiss, Windee M., “Mentally Preparing Athletes to Return to Play Following Injury”. https://www.appliedsportpsych.org/resource-center/injury-&-rehabilitation/articles/mentally-preparing

 

healing-process-from-sport-injuries


Imagen

 

Cómo ocurre una lesión del ligamento cruzado anterior?

Las lesiones del ligamento cruzado anterior de la rodilla (LCA) son episodios comunes, sobre todo en personas que practican actividades deportivas.

El LCA puede lesionarse durante un contacto con otro jugador (en deportes de equipo), o bien por mecanismos indirectos (sin contacto), tales como girar súbitamente la rodilla mientras el pie permanece fijo en el suelo o cayendo y retorciendo la rodilla durante un salto.

La incidencia de lesiones del LCA en nuestra sociedad continúa aumentando. Cada día existen más personas practicando deportes de todo tipo, muchos de ellos federados. Los atletas se incorporan a las actividades deportivas cada vez más jóvenes, y participan en equipos de competición durante largas temporadas.

Cómo se siente una rodilla con una lesión del LCA?

Los deportistas muchas veces describen que en el momento de la lesión han sentido un “chasquido” o “desgarro” en su rodilla. Frecuentemente sienten como si los huesos de la rodilla se movieran de una manera anormal.

La rodilla puede sentirse inestable tras la lesión, pero en muchos casos la movilidad es cercana a lo normal.

Unas horas después de ocurrida la lesión, la rodilla se inflama, se llena de liquido, comienza a doler, y el atleta se da cuenta de que ha tenido una lesión severa.

Qué síntomas aparecen tras la lesión de un LCA?

Las personas que han tenido alguna lesión del LCA generalmente pueden clasificarse en tres grupos. Una minoría tendrá una rodilla con muy poca o ninguna sensación de inestablidad, lo que les permitirá realizar sus actividades de la vida diaria sin mayores inconvenientes (incluyendo giros de rodilla, bajar escaleras o caminar en terrenos irregulares).

Otro pequeño grupo de pacientes (los más afortunados) pueden efectuar una vida practicamente normal, que incluye efectuar deportes, aparentemente sin ningún inconveniente.

La mayoría de los pacientes con una rotura del LCA pertenece al tercer grupo. Pueden tolerar actividades diarias y deportes que no precisen giros súbitos de rodilla, como por ejemplo carreras de fondo, natación, ciclismo, sin muchas diicultades. Sin embargo, pueden presentar episodios de inestabilidad (“siento que se me sale la rodilla”) en el momento de practicar deportes que requieran saltar, girar, regatear o efectuar cambios rápidos de dirección.

Cómo se diagnostica una rotura de LCA?

El diagnóstico de una rotura de LCA generalmente se realiza a través de la historia clínica y el examen físico cuidadoso de la rodilla.

El diagnóstico se confirma mediante pruebas de imagen, siendo la más fidedigna la Resonancia Mágnética Nuclear (RMN)

Cómo tratar una rotura del LCA?

Después de realizado el diagnóstico de rotura de LCA, el paciente tiene dos posibilidades de tratamiento: reconstruirse el LCA o vivir sin LCA.

En cada caso, el objetivo del tratamiento será evitar la aparición de nuevos episodios de inestabilidad en la rodilla. Estos episodios no solamente son dolorosos, sino que pueden originar lesiones adicionales en la rodilla: roturas de meniscos y/o lesiones del cartílago articular.

Cualquier daño adicional de estas estruturas incrementará las posibilidades de desarrollar en el futuro una degeneración articular de la rodilla, esto es, una artrosis.

El tratamiento conservador por lo general abarca varias sesiones de rehabilitación y fisioterapia, con el objetivo de disminuir el dolor, la inflamación, recuperar el rango de movilidad articular de la rodilla, así como fortalecer los músculos del miembro inferior. Algunas personas llevan ortesis durante actividades deportivas o de riesgo, pero la mayoría de los pacientes que optan por el tratamiento conservador se adaptan y tienden a modificar su nivel de actividad física. Con ello logran evitar situaciones de inestabilidad en su rodilla.

En qué consiste la reconstrucción del LCA, y cuáles son los resultados de esta cirugía?

Para prevenir episodios de inestabilidad, muchos pacientes optan por el tratamiento quirurgico. Reconstruir un LCA roto es un procedimiento quirúrgico que consiste en remover el ligamento cruzado lesionado, el tejido de cicatrización adyacente, y reemplazarlo con un injerto que funcionará como un nuevo LCA.

Existen varias maneras de reemplazar un LCA roto, así como diversas fuentes de dónde obtener el injerto, y además diferentes métodos para fijar este neo-ligamento en su lugar. Aún no se ha demostrado fehacientemente que alguna de estas técnicas sea la mejor, y el objetivo en todos los casos es obtener una rodilla estable que funcione de una forma lo más natural posible.

Tras la lesión inicial del LCA, la mayoría de los cirujanos suelen esperar varias semanas hasta que la rodilla se desinflama, antes de intentar la reconstrucción del ligamento.

Después de la reconstrucción, el neo-ligamento debe cicatrizar dentro del hueso donde ha sido implantado (el fémur y la tibia), y además el organismo debe “remodelar” este injerto: este es un largo proceso biológico que dura aproximadamente unos 3 años.

Si todo transcurre bien (un 90-95% de los casos), después de nueve a doce meses de rehabilitación, el paciente tendrá una rodilla que se mueve normalmente, que no se inflama, no duele, es estable en todas sus actividades, incluyendo deportes de cualquier tipo.

Se puede prevenir una rotura del LCA?

Aún desconocemos si existe alguna forma efectiva de prevenir las lesiones del LCA. Sin embargo, existen multitud de programas de ejercicios diseñados para modificar patrones de movilidad de la rodilla, especialmente dirigidos a atletas jóvenes y de sexo femenino.

Cómo puedo saber cuál es el tratamiento más adecuado para mi rodilla?

Usted debería basar la elección de su tratamiento de acuerdo a su nivel de actividad deportiva previa a la lesión, y el grado de inestabilidad que observa actualmente en su rodilla.

Tenga en cuenta que tras una reconstrucción del LCA, aún en el caso de que la cirugía sea exitosa, la rodilla realmente nunca volverá a la normalidad. Si Ud desea practicar deportes de alto impacto, a nivel competitivo, o presenta episodios frecuentes de inestabilidad durante las actividades de la vida diaria, entonces la reconstrucción qurúrgica es la mejor opción.

Por el contrario, si Ud no presenta inestabilidad y es un atleta a nivel aficionado, o sólo recreacional, y está dispuesto a modificar su práctica deportiva, en ese caso probablemente se sienta satisfecho con el tratamiento conservador.


Este trabajo ha sido realizado con la finalidad de aclarar un poco las ideas sobre el tratamiento de estas fracturas, sobre todo en atletas y deportistas de élite. He decidido publicarlo bajo licencia Cretive Commons, de forma que es libre para ser usado por todas aquellas personas que asi lo deseen, mencionando a los autores.

 

 

Licencia de Creative Commons
Fracturas agudas de escafoides carpiano. Revisión bibliográfica. by Dr. Béla Tóth Jakabfy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://traumatoth.files.wordpress.com/2012/08/fracturas-agudas-de-escafoides-carpiano.pdf.
Safe Creative #1208072087441


He decidido cambiar de plataforma de blogging, y desde hoy estaré actualizando sólo aquí, en WordPress. El motivo principal es que este formato de blog me permite subir vídeos, presentaciones en powerpoint y keynote, y me parece más versátil que Blogger.

Como ejemplo, he agregado una presentación realizada el año pasado en las Jornadas Nacionales de Traumatología del Deporte, Murcia 2011.

A ver que tal queda!!!

Lesiones de musculatura isquiotibial en deportistas

 


 Este fin de semana estuvimos un total de 5 médicos atendiendo a los atletas participantes en el Triatlón de Fuente Álamo, Murcia. Gracias a Dios unicamente hubo lesionados leves y sin grandes complicaciones; la prueba fue muy dura para los atletas participantes desde el punto de vista físico.

 Aqui con el Dr. Luis Ioverno, preparándonos para la salida.

 El equipo de fisioterapéutas de la CEU de Elche realizó una extraordinaria labor acondicionando a los atletas tras la carrera.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: